Biodigestores reducen emisión de gases contaminantes

0
3446
El estiércol de las vacas es el componente más potente para alimentar un biodigestor, debido a que genera más cantidad de metano que contribuye a una producción fácil y mayor de energía.

Basura orgánica, aguas residuales y estiércol de animales son el principal combustible que se utiliza para generar energía limpia.

Por Kenya Miranda y Melissa Pacheco

La instalación de biodigestores en la zona occidental y central de El Salvador ha traído muchos beneficios medioambientales, entre ellos está la generación de energía eléctrica no contaminante y la obtención de abonos orgánicos de alta calidad que hacen más fértil el suelo y aumentan la producción de cualquier cultivo.

Los desechos sólidos que se utilizan como sustratos de los biodigestores deben ser de naturaleza orgánica, pues son los únicos capaces de generar energía renovable.
Los desechos sólidos que se utilizan como sustratos de los biodigestores deben ser de naturaleza orgánica, pues son los únicos capaces de generar energía renovable.

De acuerdo con el ingeniero químico, Manuel Pacheco, los biodigestores son recipientes donde se almacenan desechos orgánicos que, luego de descomponerse durante 20 o 30 días, se convierten en biogás, una mezcla de componentes capaces de producir energía renovable y limpia.

Los gases generados por los residuos naturales mal utilizados se vuelven contaminantes del medio ambiente pues, al no ser procesados, tanto el excremento de animales, los desperdicios y las aguas negras liberan toxinas que son dañinas para la atmósfera, las plantas, los animales e incluso para el ser humano.

Dado que esta tecnología es, en su totalidad, hermética, los gases producidos por los desechos no hacen contacto con el exterior y, por consiguiente, no generan contaminación alguna. Al contrario, son utilizados de manera eficiente para obtener los mayores beneficios posibles.

Según una investigación de la Universidad de El Salvador (UES), los biodigestores evitan la emisión de gases de efecto invernadero, desplazan el uso de combustibles fósiles dañinos para el medio ambiente, no generan humo y evitan la contaminación del suelo y agua. En fin, convierten los desechos en recursos utilizables.

Según datos oficiales del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en su página web (www.marn.gob.sv) el país produce alrededor de 3 mil 400 toneladas de desechos sólidos al día, de los cuales el 65.1% son orgánicos. Con 16 rellenos sanitarios autorizados, la empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos (MIDES) implementa el proyecto del biogás e inyecta a la red pública 10 megawatts de energía eléctrica amigable con el medio ambiente.

Beneficios en el país

A pesar de que la mayor cantidad de biodigestores se ha producido en el centro y occidente del país, la zona oriental empezó a incursionar esta innovadora modalidad desde el 2013. San Miguel fue el pionero con la instauración del biodigestor de la granja Avícola Campestre, que se alimenta de las aguas residuales de la matanza de pollos y de estiércol.

Este mecanismo se alimenta, además, con los sueros lácteos y el excremento de vaca de la Agropecuaria La Laguna. Según datos oficiales de la primera cadena de comida rápida salvadoreña, Pollo Campestre, el biodigestor produce mil 200 metros cúbicos de biogás por día, cantidad de energía que sustituye entre el 60% y 70% el consumo total del búnker productor de energía eléctrica.

Las excretas de aves son aprovechadas para alimentar las máquinas generadoras de biogás, pero se deben procesar antes porque poseen grandes cantidades de amoníaco.
Las excretas de aves son aprovechadas para alimentar las máquinas generadoras de biogás, pero se deben procesar antes porque poseen grandes cantidades de amoníaco.

La criadora de aves de la granja Bonilla ubicada en Chalatenango, Coralia Cartagena, afirma que recoge 200 libras de restos orgánicos como plumas, excremento, aserrín de corral y tierra cada dos días; desechos que al dejarlos a la intemperie pueden aumentar el índice de contaminación ambiental.

El mejor recurso alimentador de cualquier generador de biogás es el estiércol, ya que posee propiedades específicas que producen gas metano en mayor cantidad. “Aquí salen aproximadamente 20 mil libras de estiércol al año, que es procesado posteriormente y ayuda tanto para crear abono como podría ayudar para producir energía natural en ese aparato” asegura el ganadero, Santana Durán.

Con la futura optimización y alimentación del biodigestor, MIDES proyecta que para el 2025 podrá producir casi el triple de energía renovable. “Este tipo de aparato se ha vuelto una buena alternativa para aprovechar los desechos orgánicos que carecen de depósitos, considerando que los rellenos sanitarios se están sobrecargando”, afirma el recolector informal de basura, Mario Quintanilla.

Muchos salvadoreños consideran que utilizar este tipo de mecanismos es antihigiénico, pues se alimenta con residuos descompuestos de todo tipo. Sin embargo, Pacheco, explica que los residuos jamás hacen contacto con el biogás puesto que éste es el producto de la descomposición natural de los desechos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta