El comercio de fauna salvaje sigue en pie

Samuel Carranza
Samuel Carranza

Las acciones erróneas del ser humano están pasando factura

Las falta de información ha permitido que el comercio ilegal de fauna silvestre se normalice. “Hay gente en El Salvador que si no le tocan el bolsillo no actúa”, puntualiza Jordi Segura, técnico en vida silvestre del Ministerio del Medio Ambiente (MARN).

Imágenes brindadas por el MARN (Ministerio de medio ambiente recursos naturales)

Por Claudia González, Verónica Pérez

 

El artículo 1 de la Ley de Conservación de Vida silvestre establece que “La presente Ley tiene por objeto la protección, restauración, manejo, aprovechamiento y conservación de la vida silvestre. Esto incluye la regulación de actividades como la cacería, recolección y comercialización, así como las demás formas de uso y aprovechamiento de este recurso”.

 

Pese a la prohibición legal, en las fronteras de El Salvador y Guatemala que se puede evidenciar el comercio ilegal de fauna silvestre. De igual manera, de camino al oriente del país a las orillas de la carretera se observan personas vendiendo animales.También se ha identificado que en el Golfo de Fonseca existe mucho comercio de pericos, loros y guacamayos rojos que provienen de Nicaragua y Honduras.

 

En entrevista con COMUNICA, Jordi Segura,  técnico de vida silvestre en el Ministerio de Medio Ambiente (MARN), habló sobre el trabajo que se está haciendo para erradicar este delito.

 

RC ¿Cuál es la situación actual en el país sobre el comercio ilegal de fauna silvestre?

JS. Pues, casi siempre, si usted viaja por la carretera El Litoral hacia Oriente o por la Panamericana hacia Oriente, en San Vicente en el lugar que le dicen La Arenera, usted va a ver que siempre tienen garrobos, siempre tienen pericos, alguno que otro cusuco. La situación es que siempre la gente dice que lo hace porque no tiene trabajo, por necesidad. Pero, en menos de un kilómetro se puede ver que eso es mentira. Uno pasa y ve que están vendiendo garrobos y pericos, no ha transcurrido un kilómetro y más arriba hay gente vendiendo fruta y entonces allí se ve que no es necesidad sino que es lo más fácil.

RC ¿Se ha pensado introducir nuevas reformas en la ley de conservación  a la vida silvestre?

JS. La Ley se tiene que revisar, hay muchos vacíos  y creo que es oportuno ahorita en el cambio de Gobierno poder hacer propuestas para que se mejore.

 

RC. ¿Qué se conoce sobre el comercio ilegal de la fauna silvestre?

JS. Lo más común es que no se sabe. Por ejemplo: hace poco estuve hablando con unos compañeros, me decían que ellos no sabían que las orquídeas están en peligro y amenazadas. En el Acuerdo 74 de la Ley está el listado de especies amenazadas y en peligro de extinción de aquí de El Salvador, pero las personas no lo conocen.

RC. ¿Existe desinformación por parte de la población?

JS. Si, mucha gente por ejemplo, por tradición tiene pericos en su casa: su abuela tuvo uno, su mamá tuvo uno y usted quiere ahora uno. Y así ciertas mascotas extrañas o extravagantes.Todo esto es a raíz de las famosas tiendas de mascotas que traen animales exóticos que por cierto tendrían que pasar por aduana y muchas no pasan por aduana o no sé porqué razón entran tan fácilmente al país, y por copiar esas tendencias de otros países, de tener faunas exóticas están tomando la fauna del país.

Imágenes brindadas por el MARN (Ministerio de medio ambiente recursos naturales)

RC. ¿Cuál son las medidas que han tomado para minimizar esta situación?

JS. Educación ambiental con las personas. La policía también forma parte de la educación ambiental, la División de Medio Ambiente tiene también una Subdivisión de Educación Ambiental y siempre se concientiza a las personas.

Algunas personas se molestan si uno llega y les quita algún animal, su mascota, pero osea, tratamos nosotros de hacerle conciencia. Decirle a gente muy renuente, “Mire señora o colabora o por ley, el señor policía se la va a llevar presa”.

RC. ¿Como puede ser considerado un animal que está siendo comercializado?

JS. Es muy diferente ver un perro y un perico, ya que nosotros como Ministerio de Medio Ambiente solo vemos vida silvestre, y háblese de vida silvestre lo que no son ni gatos ni perros, que son considerados animales de compañía. Ahora bien, se sacó una nueva ley, la “Ley de Bienestar Animal”, que desde el año pasado está en vigencia y justamente en el artículo 5 dice quienes son los responsables, y los primeros son las Alcaldías. También es responsable el Ministerio de Salud. Entonces es importante hacer la distinción sobre los animales de compañía, los de granja y los de vida silvestre.

RC. ¿Tienen alianzas con otras instituciones que apoyen la lucha contra el comercio ilegal de animales?

 

JS. Hay algunas instituciones como (Lageo), específicamente la que está en  Berlín en Oriente, que crearon el centro de resguardo El Tronador. Además tienen un programa de rehabilitación de (cetáceos), pericos y la adecuación a su hábitat natural.

 
Imágenes brindadas por el MARN (Ministerio de medio ambiente recursos naturales)

RC. ¿ Qué pasa con estos animales que sufren las repercusiones del maltrato y ya no pueden regresar a su hábitat natural?

JS. En algunas ocasiones se quedan en colecciones; por ejemplo, la GEO tiene jaulas bastante grandes en las que pueden estar varios animales sin ningún problema. En ese mismo sentido pueden estar el gavilán café y el gris, pueden estar varios ejemplares de la misma especie, sin preocupación que se vayana a pelear.

También tenemos el centro cuarentenario en la Cañada, La Unión, que es del Ministerio de Medio Ambiente; tenemos también en Metapán recintos de liberación, ese en especifico es para animales que ya pasaron la fase de cuarentena pero que necesitan ejercitarse más y puedan tener la mejor readaptación a su hábitat.

RC. ¿Que hace falta para poner alto a esta problemática?

 

JS. Quitarse la idea que nosotros somos los que estamos en el tope de la cadena, creernos superiores a todos lo animales y fauna que están en el ecosistema. Quitarse todo eso, dejar de ver a los animales como objetos. Tomemos conciencia, quiérase o no algunas acciones ya se están haciendo. Empezar a cambiar desde uno de poco a poco. No botar pajillas, no quemar basura, no pedir una bolsa de plástico, acciones pequeñas que ayudan a salvar al mundo.

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *