“Parasite” con pie y medio en los Oscars

Serafín Valencia
Serafín Valencia

“Parasite” con pie y medio en los Oscars

Bong Joon-Ho recibiendo el premio de La Palma de Oro / Imagen tomada de la cuenta oficial de Instagram del Festival de Cannes.

Por Antoni Pérez & Carlos Baires

La película escrita y dirigida por el talentoso director surcoreano Bong Joon-Ho ha llegado a imponerse en este 2019, como una de las mejores del año. Desde su estreno en Corea del Sur en mayo del presente año, fue saltando de voz en voz, primero en Asia, luego Europa y posteriormente el resto del mundo, llevándose por el camino La Palma de Oro en el festival de Cannes, triunfando como mejor película en dicho festival, opacando a grandes personalidades del cine, como Quentin Tarantino y su película “Once Upon a Time in Hollywood” que se quedó a las puertas de ganar dicho premio en el festival. Pero, ¿Por qué es tan buena?

“Parasite” es una película que mientras menos sepas de ella es mejor, pues desde sus avances el objetivo siempre fue generar un deseo por saber a qué nos iba a llevar la cinta, qué situaciones se iban a ver, por eso no se mostró una claridad sobre la historia, podrías llegar a creer que era cualquier cosa;  algo que al mismo tiempo puede ser arriesgado en el área de marketing. Pero los trailers terminaron funcionando bastante bien. 

Lo único que nos cuenta la sinopsis es sobre una familia pobre y desempleada en la que el hijo mayor falsifica su identidad y currículum para lograr trabajar como tutor de inglés en la casa de una familia rica, y tanto su propia familia, como la familia para la que ahora trabaja, poco a poco comienzan a interrelacionarse. La cinta tiene muchísimos tributos, pero su mayor logro es el desarrollo de su historia, además de ser muy impredecible, hasta en los caminos que toma son brillantes; ya empiezas a imaginar por dónde tirarán los hilos, hasta que la película te sorprende enormemente, esperas algo y luego las cosas cambian, cambios que no se sienten bruscos, forzados o antinaturales, sino más bien inteligentes e intrigantes. 

Aunque tiene muchas capas, podríamos decir que su género “principal” es comedia negra, pero terminaría siendo banal encerrar a la cinta en solo ese estilo, ya que, acaba mostrando considerables dosis de drama y suspenso, pasando ya a la comedia dramática, y luego pasa a mostrar matices de thriller policial, hasta tener ciertos ritmos que apenas rozan y nos recuerdan al género de acción, un toque característico del cine surcoreano. También cabe resaltar la forma en cómo está filmada, que ayuda a embellecer la arquitectura de sus escenarios más frecuentes por ejemplo: la casa de la familia rica.

La música y el sonido son totalmente inmersivos. Y todas las actuaciones son dignas de ovación, destacando sobretodo las de Cho Yeo Jeong, Song Kang-ho y Lee Jung-eun.

La película también trata de mostrar sus mensajes, que pueden ser muy profundos y logran ser transmitidos de forma ingeniosa a través de preguntas como  ¿se puede oler literalmente la pobreza y la miseria? ¿hasta qué punto nuestras acciones son comparables a las de un parásito?

“Parasite” también puede ser considerada como una crítica social, una crítica a las costumbres y prejuicios que los seres humanos aún no abandonamos en la actualidad.

Este 2019 hubo grandes decepciones, y grandes películas que de cierto modo ya se esperaba que fueran grandes. Pero “Parasite” es seguramente junto a “Joker” de las mayores sorpresas del año y de las revelaciones de este 2019 en el mundo del cine, y que sin duda alguna seguirá llevándose premios, ovaciones y buenas críticas donde sea que se presente. Tal vez esta película, sea la punta de lanza para que el cine asiático, en especial el surcoreano, logre tener mayor protagonismo e importancia a nivel internacional.   

Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.