Restricción de movimiento por coronavirus

Natalia Gómez
Natalia Gómez

Restricción de movimiento por coronavirus

“Varios salvadoreños de otras universidades empezaron a quejarse porque querían tener más libertad de movimiento o porque no tenían comida, pero realmente es incierta su situación. Algunos estudiantes solicitaron su evacuación, ya que otros países estaban realizando evacuaciones, pero se anunció oficialmente que no tenían planes de evacuar a nadie, por lo que varios salvadoreños optaron por viajar por su cuenta”, narra un estudiante salvadoreño en China, entrevistado por Comunica. 

Un joven camina por una calle de Macao, China, usando una máscara protectora para prevenir la infección por el coronavirus. Foto por Agencia de Fotografía de Macao

Por Tatiana León, Verónica Pérez y Mario Menjivar

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coronavirus es una gran familia de virus ARN (4 géneros) causantes de algunos tipos de enfermedades respiratorias e intestinales de leves a graves, en animales y humanos. 2019-nCoV es un nuevo betacoronavirus, de la misma familia del SARS-CoV (Síndrome respiratorio agudo severo) y MERS-CoV (Síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio) que causan enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. Los coronavirus son zoonóticos, lo que significa que se transmiten entre animales y personas.

Se cree que el virus tuvo su origen en los animales vivos vendidos en el mercado de Huanan, en Wuhan. De los primeros 99 pacientes, 49 tenían una conexión directa con el mercado: 47 trabajaron ahí, ya sea en tareas administrativas o atendiendo en los puestos, 2 eran compradores. Funcionarios de la OMS han dicho que es muy probable que la fuente principal del coronavirus sean los murciélagos. Sin embargo, se cree que el virus saltó a otro animal, que aún no se ha identificado, antes de infectar a los humanos.

 

Comunica habló con Luis Diego Monroy Madrid, un joven salvadoreño quien lleva un año estudiando en Beijing, China. Él relató cómo ha vivido el brote del 2019-nCoV en China. Luis dijo que cuando empezó a hablarse de este virus, al menos la mitad de los estudiantes ya había salido de vacaciones y otros estaban a punto de salir; en ese momento era un pequeño brote en la provincia de Hubei,  por lo que nadie le daba mucha importancia. 

A la semana siguiente la noticia respecto al tema empezaba a tomar fuerza, la mayoría de estudiantes ya habían regresado a sus casas por la celebración del año nuevo chino, lo cual dura casi un mes,  todo Beijing se convierte en una ciudad fantasma en esa época ya que las personas regresan a sus provincias a celebrar con su familia. Eso deja a restaurantes, tiendas, sistemas de correo, etc. cerrados. Los pocos bancos, supermercados y centros comerciales que permanecen abiertos solo atienden en horarios especiales y servicios específicos porque el personal suele estar limitado. 

Al poco tiempo, las autoridades pidieron tener cuidado al salir, debido a que Beijing casi no tenía gente; en ese momento el número de infectados era pequeño y seguía sin ser una gran preocupación para la población. Las personas que tenían viajes programados a la zona de Wuhan o a lugares cercanos empezaron a cancelarlos. En las líneas del metro subterráneo se instalaron puestos de revisión para ver si no había personas con síntomas del virus, principalmente fiebre.

Persona en calle de Macao, China, usando una máscara protectora durante el brote de coronavirus. Foto por Agencia de Fotografía de Macao

Esa misma semana se dio cuenta que China había declarado estado de alerta nacional. También comenzó la propaganda de prevención, la universidad les pidió tomar precauciones como usar mascarillas y lavarse las manos con frecuencia.  Las líneas de trenes empezaron a hacer devoluciones de pasajes sin intereses a las personas que quisieran cancelar sus viajes. Durante esa semana, todas las instituciones educativas de Beijing empezaron a restringir la entrada y salida de personas al campus, los profesores de los estudiantes internacionales y la administración de los dormitorios universitarios eran más insistentes con las recomendaciones de seguridad, casi a diario les daban métodos de prevención y les pedían que no salieran del campus si no era necesario. En ese momento, la Embajada de El Salvador en China se puso en contacto con los estudiantes para preguntarles si estaban bien y si necesitaban algo, los jóvenes solicitaron cosas, pero no les llegaron con prontitud.

La universidad tomó la decisión a nivel nacional de retrasar el inicio del nuevo semestre para prevenir la propagación del virus. Para ese punto todos los sistemas de transporte público aún funcionaban con normalidad a excepción de los que tenían acceso a ciudades en Hubei, pues habían sido puestas en cuarentena y otras ciudades cercanas a Wuhan que tenían restricción de movimiento. 

Dentro de la universidad se prohibió la entrada y salida de los dormitorios a las personas que no llevara puesta una mascarilla o que no viviera en ese dormitorio. Aparte de eso,  para salir se anotaban en un listado con todos los datos personales explicando el motivo de salida y la hora de ingreso, para poder reingrsar.

Luis comentó que en esos días unos amigos suyos habían viajado fuera del país y cuando regresaron fueron aislados del resto, los asignaron en cuartos individuales sin poder salir durante 14 días. A pesar que la situación es bastante tranquila en la mayoría de provincias de China, el país entero se está tomando muy en serio las medidas preventivas,  incluso áreas donde no han habido casos de infección están tomando medidas bastante estrictas.

 

Varios salvadoreños de otras universidades empezaron a quejarse porque querían tener más libertad de movimiento o porque no tenían comida. Algunos solicitaron su evacuación, ya que otros países estaban realizando evacuaciones, pero se anunció oficialmente que no había planes de evacuar a nadie, por lo que varios salvadoreños optaron viajar por su propia cuenta. 

Durante todo ese tiempo Luis optó por no salir del campus. La universidad notificó que solo podían salir por alguna emergencia pero debían solicitar permiso por escrito y en caso de ser aprobado, se  les entregaría un certificado con condiciones, que de no cumplir, ya no se le permitiría su ingreso al campus.

“Esta enfermedad es una enfermedad nueva, por lo tanto, ningún sistema está preparado para evitar que pueda entrar a un país, ni siquiera los países del primer mundo lograron evitar que le ingresa un paciente con la enfermedad …Somos un país vulnerable”, afirmó el doctor Iván Solano Leiva,  infectólogo de nuestro país. 

Dr. Iván Solano Leiva, infectólogo. Foto por Verónica Pérez

“Las infecciones de vías respiratorias agudas, enfermedades gastrointestinales son de las más comunes en El Salvador, y una de las que más afecta a la población son  las infecciones respiratorias agudas inferiores conocida como neumonía”, dijo el Dr. Solano.  

Una dieta adecuada y balanceada tiene todos los elementos para poder reforzar nuestro sistema inmunológico, y según el doctor Solano Leiva, el reto es cumplirla. Por otro lado, en el Esquema Nacional de Vacunación del país, existen dos vacunas;  una para prevenir la gripe por influenza y la vacuna contra el neumococo, las cuales son gratuitas en el sistema de salud. Cabe resaltar que la neumonía es la principal causa de muerte infecciosa en los adultos mayores en El Salvador. 

Para evitar el contagio de enfermedades virales respiratorias hay que lavarse constantemente las manos, cubrir nuestra boca al toser o estornudar y si hay síntomas de alguna enfermedad no ir a lugares donde haya concentraciones de gente. 

Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.