El aliado del nuevo gobierno: ¿China o Estado Unidos?

Samuel Carranza
Samuel Carranza

El aliado del nuevo gobierno: ¿China o Estados Unidos?

En 2018 el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén rompió las relaciones diplomáticas con Taiwán. Posteriormente, se establecieron relaciones con la República Popular China. Estas nuevas relaciones permitirán pactar acuerdos económicos y comerciales a futuro entre ambas naciones.

Por Sofía Barillas, Sofía Benítez, Tania Ortiz y Carlos Baires

El próximo primero de junio tomará posesión el gobierno del  presidente electo Nayib Bukele. En el mes de marzo, el mandatario electo realizó una gira por México y Estados Unidos, con el fin de buscar inversión extranjera y fortalecer las relaciones de cooperación que fortalezcan el país.

 

A raíz de ello surge la interrogante ¿Qué pasará en el relacionamiento entre El Salvador y China?

Desde el punto de vista político, el nuevo presidente tiene facultad  para cambiar su política y su relacionamiento exterior. Sin embargo, cada mandatario debería tener coherencia con las actividades realizadas por el gobierno anterior y de esa manera tener políticas públicas sólidas, que permitan llevar bienestar a los salvadoreños. Pero, todo indica que la relación con la República Popular China terminará rompiéndose a partir del uno de junio próximo.

El politólogo Adilio Carillo dice que la posibilidad de romper relaciones existe, lo que habría que analizar es qué consecuencias tendrá esa ruptura. Pero lo más certero es que el presidente electo va a culminar con esas relaciones al tomar el poder. “La manera de como se ha comportado, lo que indica  es que va a cortar relaciones con china, porque su primer discurso lo hace en EE. UU. Eso indica que su aliado es Estados Unidos no China, y ese aliado exige tener la primicia de todo, por tanto exige cortar cualquier relación con China” agrega Adilio.

 

Politólogo Adilio Carrillo. / foto por Ximena Carpio

Romper relaciones con China va a traer consecuencias. Según dijo Carrillo, pero en este caso las consecuencias serían más de carácter político. Siempre habrá consecuencias económicas pero estas no tendrán un mayor impacto, agregó. Sí tendrá que cubrir una deuda, pero teniendo un aliado como Estados Unidos, él será quien ayude a cubrirla y eso le genera estabilidad económica al país.

¿Pero qué consecuencias tendrá directamente en el área económica?

El economista Roberto Góchez dice que tener relaciones diplomáticas  con China es algo positivo, ya que esto corrige un error anterior al haber reconocido a Taiwán. Sin embargo, romper relaciones con China por tener un aliado como Estado Unidos también es otro error.

Economista Roberto Góchez. / foto por Carlos Baires

Aunque las consecuencias de una ruptura con China serían más de carácter político y diplomático, y en lo económico no será muy grave, ya que lo que lo más reciente son las relacione diplomáticas mientras que las relaciones comerciales ya existían desde mucho antes.

Las exportaciones de El Salvador hacia el país asiático entre enero y mayo de 2018 representaron el 3.2% de las exportaciones totales del país, más que México, a donde el país envió el 2.2% de sus exportaciones. La expectativas de una parte del sector empresarial salvadoreño, tras el relacionamiento político con China, eran de crecimiento de este flujo comercial, sin embargo la realidad podría ser diferente a partir de junio próximo.

Informe del BCR sobre el comercio exterior salvadoreño de enero a mayo de 2018 (gráfico 1)
Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.