La condena mediática de Evelyn

Natalia Gómez
Natalia Gómez

La condena mediática de Evelyn

Evelyn Hernández sufrió un parto extrahospitalario en abril del 2016. Esto, tras ser víctima de repetidas violaciones. En 2017 fue condenada a 30 años de cárcel por “homicidio agravado en perjuicio de su hijo recién nacido”. Sin embargo, en febrero de 2019 se decretó libertad provisional, luego de que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anulara la sentencia anterior. A pesar de esto, en abril de este mismo año la CSJ solicitó la repetición del juicio, lo que dio como resultado su absolución a inicios de agosto.

Evelyn Hernández estuvo presa tres años y cuatro meses, acusada del delito de homicidio agravado. Fotografía de YSUCA.

Por Doris Rosales 

 

El Departamento de Comunicaciones y Cultura de la UCA llevó cabo el conversatorio “Análisis semiótico sobre el tratamiento mediático y la revictimización de Evelyn Hernández”. En la actividad participaron diferentes profesionales que reflexionaron sobre el tratamiento mediático de la mujer en El Salvador. 

El panel estuvo conformado por Paola Lorenzana, activista feminista; Erick Rivera, periodista; Alberto Romero, investigador social y fue moderado por Amparo Marroquín, docente e investigadora de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).  

Uno de los aspectos abordados en el conversatorio fue la calidad rigurosidad periodística. Según Marroquín, “En el Salvador los periodistas tenemos la tendencia de cubrir y darle voz a las fuentes oficiales y no se suele dar voz a las víctimas. No hay contraste con otras fuentes en la mayoría de las coberturas mediáticas”. 

Frente a esto, Lorenzana añadió que es necesario evaluar los aspectos que constituyen el abordaje mediático de casos como el de Evelyn, pues existe una tendencia a “dar valor a aquellas dimensiones que se enfocan en la transmisión de estereotipos machistas”. Por lo que se debe evaluar cuáles son los titulares, el uso de fotografías, a quién destaca o da protagonismo la nota y cuáles son los hechos que se narran.  

Además, agregó que se suele dar relevancia a aspectos como la romantización de la maternidad, lo  que “va generando sentido a partir de ciertos estereotipos que refuerzan los indicios del embarazo como algo maravilloso por encima de las causas de este”. Mientras que se invisibilizan temas como la muerte materna por embarazo de riesgo o el suicidio por embarazos no deseados. “La mirada tendría que estar en Evelyn como sujeto de derecho y el garante de este debería ser el Estado”, enfatizó la activista feminista.

Así como Evelyn, hay otras 19 mujeres tras las rejas, en su mayoría campesinas pobres con sentencias de hasta 35 años de cárcel por delitos similares. Fotografía tomada de Contrapunto.

Por otro lado, Rivera mencionó que otro de los problemas en la cobertura mediática es que “estos casos no se narran en búsqueda del ideal de la verdad total, sino atravesando una serie de prejuicios”. Esto, porque en los medios “no aparece la discusión científica sobre los casos. Esta se ve alejada de los titulares y de la discusión. No hay una profundidad desde la investigación al momento de considerar las fuentes para abordar el tema”.  

Además, Romero comentó que existe una revictimización de la mujer en el entorno digital. “Hay cientos de comentarios negativos, cargados de odio en estas notas. Y estos no son solo para las mujeres que están siendo víctimas de un entorno desigual, es también contra las mujeres que las defienden”, afirmó.  

En el mismo sentido, explicó que en el tratamiento mediático la figura del bebé es “el símbolo de lo indefenso, tierno y bello, dando paso a construir el símbolo de la maldad en ‘la madre asesina’. De manera que se construye todo un discurso en torno a la materialización del mal, que es la madre.  Esto puede traducirse en una condena mediática que deja a Evelyn sin voz. No hay presunción de inocencia”. 

Finalmente, hizo referencia al abordaje que los medios internacionales dieron al caso. Según  Romero, “estos suelen mencionar que es adolescente, que fue violada, dicen que el bebé murió y no que fue asesinado”. En cambio, en medios nacionales “desde los titulares no pueden abandonar el aspecto condenatorio, mencionando que Evelyn mató al bebé y que, además, fue en una fosa séptica”. 

Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.