La SuperLiga Europea sepultada en menos de una semana

Samuel Carranza
Samuel Carranza

La SuperLiga Europea sepultada en menos de una semana

Imagen tomada del medio “El Periódico”. Los primeros doce equipos fundadores de la nueva liga Europea.

La SuperLiga Europea se oficializó el domingo 18 de abril. Apenas nació comenzó su declive con la salida del primer equipo fundador, el Manchester City, el martes 20 de abril. Esta competición fue creada con el fin de dar soporte económico y prosperidad a los equipos más grandes del fútbol, debido al impacto de la pandemia por COVID-19. Una de las dudas era quién o qué institución la patrocinaría, ya que se hablaba de cantidades exorbitantes en premios. El banco estadounidense J.P. Morgan, iba a costear este ambicioso proyecto con una suma de 3.500 millones de euros, (4.200 millones de dólares).

Por: Enrique Paz y Enrique Rubio


La SuperLiga Europea consistiría en una liga cerrada creada por 15 equipos fundadores más la inclusión de cinco equipos invitados, según su rendimiento en la temporada anterior, todo esto con la intención de mejorar las finanzas de los grandes equipos europeos. Al inicio había 12 equipos confirmados, estos eran: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Juventus, Inter de Milán, AC Milán y el “BigSix inglés” (Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham Hotspur). Bayern Múnich, Paris Saint Germain y Borussia Dortmund estaban a la espera de su incorporación al torneo.


Según el comunicado de la SuperLiga Europea, se tenía pensado jugar todos los partidos entre semana, todos los clubes seguirían compitiendo en sus respectivas ligas nacionales, preservando así el calendario tradicional que está en el centro de la vida de los clubes. La temporada comenzaría en agosto con la participación de los clubes en dos grupos de diez, tenían pensado jugar partidos de ida y vuelta; los tres primeros de cada grupo se clasificarían automáticamente para los cuartos de final. Los equipos que terminarán en cuarta y quinta posición jugarían un playoff adicional a doble partido. Posteriormente los siguientes partidos se jugarían a doble partido para llegar a la final, que se disputaría a partido único, a finales de mayo, en una sede neutral.

Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, durante su discurso en contra de la SuperLiga Europea donde califica a dicho evento como un “atentado a la solidaridad y el fútbol”.

Tras el lanzamiento de un comunicado, la UEFA (Union European Football Association), tuvo una reacción rápida expresada por su presidente, Aleksander Ceferin. Este dijo: “Estamos evaluando la situación con nuestro equipo jurídico. Todavía es pronto porque lo anunciaron anoche. Vamos a imponer todas las sanciones que podamos cuanto antes, sacarles de todas las competiciones y prohibir a los jugadores participar en nuestras competiciones”.


También, añadió: “La Superliga se iba tramando desde hace años, se iba cociendo con gente como Florentino Pérez (presidente del Real Madrid), y Agnelli (presidente de la Juventus). Podían haber hablado con nosotros, estábamos dispuestos a ayudar. Hace unos días recibimos una propuesta interesante y dijeron que no había nada que hablar. Esto tiene que ver con la avaricia, el egoísmo y el narcisismo de algunos”. 


Además, el presidente de la UEFA, expresó con mucha firmeza que se iba a castigar a los jugadores de los equipos ya inscritos. En caso de que los equipos fundadores no se retractaran de jugar la nueva competición, las sanciones a jugadores de dichos clubes sería la prohibición de participar con selecciones por lo que quedarían descartados en las convocatorias para la Eurocopa 2021 y tampoco podrían ir al mundial en Qatar 2022. Los equipos quedarían fuera de su respectiva liga nacional, también tendrían prohibido jugar en otra liga europea diferente a la suya o en cualquier otra liga a nivel mundial. 

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, dejó clara su postura sobre una liga cerrada de clubes ricos, la cual, desaprueba fuertemente. Remarcó las consecuencias de unirse a ese proyecto: “o están fuera o están dentro, no hay términos medios”

La FIFA (Fédération Internationale de Football Association) se unió a las declaraciones en contra de la SuperLiga Europea. En un comunicado oficial, opinaron que de acuerdo con los estatutos FIFA, cualquier competición de fútbol, ya sea nacional, regional o mundial, siempre debe reflejar los principios básicos de solidaridad, inclusión, integridad y redistribución financiera equitativa. Y llamaron a la SuperLiga una “liga separatista europea cerrada”, luego de rechazar dicho proyecto, no sin antes instar al diálogo entre los involucrados.


Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y la nueva SuperLiga Europea, dijo al programa español “El chiringuito” que el principal motivo de la creación de este torneo de élite es el tema económico. “Intentaremos empezar lo antes posible. Vamos a hablar con la UEFA y con la FIFA, UEFA trabajaba en otro formato que, primero, yo no lo he entendido y luego no produce los ingresos necesarios para salvar al fútbol. Cuando digo salvar al fútbol es salvar a todos. Nosotros lo que queremos, es salvar el fútbol para que los próximos 20 años por lo menos se pueda vivir con tranquilidad en el mundo del fútbol. La situación es muy dramática”, agregó.


Después de un vaivén de declaraciones, de fans protestando en contra, de los medios con una agenda de “destrucción del fútbol” por la creación de esta competición, poco a poco se fueron saliendo los clubes fundadores. El primero fue el Manchester City, para luego seguirlo el resto del “BigSix”, después le siguieron el Inter de Milán, el AC Milán y el Atlético de Madrid.


Dentro de la competición solo quedaron El Real Madrid y el Barcelona, pero el equipo catalán de la mano del nuevo presidente Joan Laporta, agregó una cláusula en la firma del documento fundacional donde dejaba la última decisión a los socios del club culé. Con solo dos de doce equipos en un principio, es imposible llevar a cabo la SuperLiga, por lo que queda descartada mientras no cambien el formato de una liga cerrada que no agrada a la UEFA, FIFA y los aficionados. El proyecto encabezado por Florentino Pérez, pintado como el futuro del fútbol, tuvo una vida corta, menos de una semana.

Share this Article