Legalización del cannabis, beneficios y consecuencias

Samuel Carranza
Samuel Carranza

Legalización del cannabis, beneficios y consecuencias

El diputado Francis Zablah impulsa una reforma a la Ley Reguladora de las Actividades Relativas a las Drogas para que se permita el uso medicinal y terapéutico  del Cannabis. La intención es utilizar de manera legal las propiedades medicinales de esta planta.

La marihuana está legalizada con propósitos medicinales en Uruguay, Argentina y algunos Estados de EE.UU. Imagen tomada de Internet

Por Sofía Barillas, Samuel Carranza y Sofía Benítez 

El diputado por GANA Francis Zablah presentó en julio una iniciativa para reformar el literal E, inciso segundo del artículo 3 de la Ley Reguladora de las Actividades relativas a las Drogas. Esto con el fin de permitir el uso medicinal y terapéutico del Cannabis,  conocido comúnmente como “marihuana”. Actualmente, está prohibida en El Salvador la utilización de esta planta para cualquier propósito, pues es considerada una droga ilegal.

 

Zablah dice que la iniciativa surgió de ver que en otros países se aprobó el uso de esta planta con fines medicinales. Lo que se busca es ayudar a pacientes con enfermedades crónicas y brindar el conocimiento de los beneficios de esta planta, que por muchos años se ha visto solamente como una droga adictiva. Por ejemplo, personas que se someten a diálisis y necesitan reponerse podrían beneficiarse de las propiedades medicinales de la marihuana. “Ese es el espíritu de esta iniciativa, el poder darle una alternativa a la gente con un medicamento de plantas que se han visto siempre como algo malo, pero que en realidad tiene menos efectos colaterales que fumarse un puro”, agregó Zablah.

Diputado Francis Zablah. Foto por Sofía Benítez

También se pretende contribuir a la economía de los pequeños productores. Ya que, tal como  afirma el diputado, se otorgará permiso a las personas que artesanalmente fabriquen medicamentos con cannabis y no a las grandes empresas farmacéuticas.  La propuesta propone que sea la Dirección Nacional de Medicamentos el ente encargado de otorgar los permisos a quienes cumplan con los requisitos necesarios. 

El otorgamiento de los permisos no dependerá de que sea una gran industria o un pequeño productor. Dependerá de que tenga la capacidad de producir los derivados del cannabis cumpliendo con el reglamento sobre Buenas Prácticas de Manufactura para producir fármacos que contengan alguna propiedad de la marihuana. 

Dicha reforma legal no incluye el uso del cannabis para recreación. Esto se debe a que en otros países como Holanda, Costa Rica, India y República Checa se legalizó el uso de estos productos en medicamentos y fines recreativos, esto tuvo efectos desde el aumento en el índice de casos de salud mental relacionados a la planta hasta la disminución de la delincuencia. Sin embargo, nuestro país no cuenta con las condiciones para autorizar el consumo de esta planta como recreación, pero si para explotar sus propiedades medicinales.

El Dr. Milton Brizuela, presidente del Colegio Médico de El Salvador, agrega que la posible aprobación de esta reforma de ley genera cierta preocupación, pues la población puede estar más expuesta a que más adelante la población tenga acceso al cannabis no solo con fines medicinales. “La preocupación nuestra es esa que se pueda fomentar el uso recreacional y que haya más exposición”, declara Brizuela.

 

Además, es consciente de que la planta puede ser utilizada como medicina y menciona algunos casos en los que se puede usar: “hay experiencias en todo el mundo del uso medicinal de la marihuana, las cuales sirven como terapéuticas para algún tipo de pacientes en estado terminal, con problemas neurológicos”.

Dr. Milton Brizuela, presidente del Colegio Médico. Foto por Samuel Carranza

Si bien es cierto muchos estudios científicos han demostrado que la marihuana contiene componentes medicinales que utilizándose de manera adecuada actúan, principalmente, como anticancerígenos, anti-tumorales y analgésicos, también se teme por los efectos secundarios que puedan provocar en la salud humana.

Según la empresa española CANNA, el cannabis se compone de  cannabinoides (THC): el cannabidiol (CBD) y cannabigerol; sustancias químicas que medicinalmente sirven para tratar enfermedades como epilepsia infantil, cáncer y tumores. Además de funcionar como analgésicos, desinflamatorios y mejorar la estabilidad muscular. 

Por el contrario, el National Institute of Drug Abuse (NIH) de Estados Unidos, afirma que utilizar las propiedades medicinales de la marihuana no impide que se produzcan efectos secundarios. Estos pueden ser un incremento de la presión arterial y provocar taquicardia. Sin importar la edad, puede provocar  hipotensión ortostática (cuando la presión arterial baja luego de estar sentado) e inhibe la secreción de jugos gástricos. A nivel de sistema nervioso, puede provocar interrupción en la memoria inmediata, pérdida del equilibrio y parte de la actividad motora. Además, de una fuerte inestabilidad emocional.  

Todo esto es lo que se debe evaluar antes de aprobar la reforma, ya que son muchos los beneficios medicinales y económicos que traería el cannabis, pero también se corre el riesgo de provocar daños a la salud de las personas. 

Share this Article
Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.