“El Stand Up en línea no es rentable”

Serafín Valencia
Serafín Valencia

El teatro busca reacomodarse a la pandemia

En tiempos de pandemia varios espectáculos se vieron afectados y la comedia fue una de las ramas del teatro más impactadas , pero a su vez, provocó transformaciones en el mercado del arte durante este tiempo.

El grupo de comedia “Ovejas Negras” realizó tres shows online durante la pandemia: El especial de la pandemia, acto cívico y las ovejas negras online. Foto cortesía de Bryan Lestrange.

 

Por Enrique Rubio y Andrea Escobar 

 

Bryan Lestrange, comediante, miembro del grupo “Ovejas Negras” e ingeniero en sistemas, relata que tenían en mente varios proyectos relacionados a la comedia por 3 o 4 meses y que prácticamente se perdió todo. 

Al principio, afirma, tuvieron problemas porque la gente creía que la comedia no era en línea y eso dio bastantes dificultades. “Creamos una red de contactos en Latinoamérica gracias a After Home Office y a “Terminal Comedia, donde hablábamos de un tema en específico y empezamos a hacer shows online”, afirma Lestrange.

Bryan Lastrange ha participado en presentaciones importantes en Honduras, Costa Rica y Nicaragua. Foto cortesía de Lestrange.

Por otra parte, Gabriela Rivera, comediante y psicóloga, menciona que en El Salvador es raro aquel comediante que solo vive del Stand up y que por esa razón muchos cómicos tuvieron que ver qué otras fuentes de ingreso podían tener. Rivera añade que muchos comediantes se fueron hacer shows virtuales rápidamente, pero que aún así se han visto económicamente afectados, ya que no pueden cobrar lo mismo y la mayoría de shows virtuales han sido gratis. 

 

Dentro del círculo de comediantes de Centroamérica y de El Salvador, muchos profesionales no tenían cámara, no tenían fondo, internet o equipo, y cobrar los shows aún cuando no se tiene una producción es una dificultad, según Rivera.

 

“Hay artistas que hacen muchas cosas a la vez, pero otros sí dependían de la comedia. Pero la pandemia no solo ha afectado a los comediantes, si no a cualquier persona que piensa que con una sola actividad económica remunerada te mantendrá para toda la vida”, señala Rivera. Por eso, hay comediantes que se han relevado, que han lanzado productos, que corrieron rápidamente a lo digital o que realizaron podcasts. 

 

“El show en línea no es lo mismo, pero la primera vez que lo hicimos de nuevo volví a sentir el éxtasis del show” explicó Lestrange, ante la novedad de actuar en línea a través de la plataforma Zoom . En principio sí contaban con el apoyo del público, pero poco a poco con todas las demás opciones después de que abrió la economía, la cantidad de espectadores se ha congelado, debido a que hay más opciones de entretenimiento y no solo detrás de una pantalla. 

 

“Cuando se hizo la apertura económica en El Salvador a nosotros nos escribieron de bares rápidamente para hacer shows en septiembre o en octubre. Nosotros no nos podemos detener, no podemos quedarnos atrás, otros grupos ya están haciendo shows. La gente sigue y sigue, y no te puedes quedar estancado”, menciona Rivera.

 

En la adaptación del público hacia esta nueva modalidad virtual, Rivera destaca que sí hubo un componente de personas que cuando se realizaban shows en vivo no pudieron asistir y virtualmente sí lo hicieron. Esto funcionó para las personas que viven en otro país, o viven lejos de donde se han realizado las presentaciones.

Rivera menciona que aceptar que la pandemia afectaría fue un proceso de asimilar. “Allá por Mayo todavía pensábamos que íbamos a volver. Hacer shows desde tu cuarto, es algo diferente, fue un proceso de adaptación”.

Gabriela Rivera abrió un show de Franco Escamilla en 2016. Foto por Comunica.

Todo comediante tiene un momento en el que no puede escribir nada, normalmente eso dura unos días, pero Lestrange tardó alrededor de 1 mes sin escribir nada durante la pandemia. Aunque con el tiempo se fue mejorando en ese aspecto y siguen trabajando en otros proyectos de comedia, en un especial de Spotify y el podcast de “La sesión dominical de las Ovejas Negras”; han desarrollado varios shows privados para diferentes empresas.

 

En todos estos meses se elaboró material acerca del coronavirus, pero llevó alrededor de unos 3 o 4 meses debido a que era un tema tabú, así como las pandillas. La gran mayoría son chistes inocentes acerca de la higiene en las manos y temas relacionados, menciona Lestrange.

 

Tener material sobre la situación actual es complicado, ya que muchos comediantes aún no están preparados para hablar de la pandemia. Rivera comenta que solo se puede hablar superficialmente del COVID, porque las personas han tomado posturas políticas, hasta ideológicas, y que además, hay público que aún está sensible porque se han visto afectados grandemente.

 

Con “TikTok,” Lestrange afirma haber intentado crear contenido en la plataforma, pero que a su vez todo lleva su nivel de dificultad. Por otra parte, Rivera, comenta que tener más redes que manejar consume tiempo y que viralizarse no es fácil. Que te reconozcan por redes sociales requiere de comprometerse y acá tu eres tu propio jefe. 

 

Lestrange trata de motivar a los nuevos comediantes a que no se dejen vencer durante la pandemia y puedan volver lo más pronto posible.“La pandemia no te derrumba la carrera, seguí escribiendo. El 90% del material escrito en su mayoría de veces no sirve y hay que seguir intentándolo”, afirmó.

 

Rivera señala que se están cerrando los espacios para dar una opinión y que es importante darle lugar a las ideas. Cuando una persona comparte su manera de pensar, a veces logra que se replanteen cosas y que piensen si están bien o están mal. “Este es el mejor tiempo para crecer, para hacer más crítica social y escribir”, finalizó.

Share this Article