“En dos ocasiones quise tirar la toalla, pero gracias a Dios me gradué”

0
1220
Jesús Antonio Galdámez, graduado de la UCA en el 2003 de Ciencias Jurídicas, afirmó sentirse lleno de orgullo por haber cursado sus estudios en la UCA.

Jesús Antonio Galdámez Ardon, entra a la UCA en 1996 a la edad de 40 años, después de haber estudiado otras dos universidades. En 2003 se gradúa de Ciencia Jurídicas.

Por Alejandra Rivas

Quería tener la experiencia de estudiar en la UCA, ya había estudiado otras universidadesl, pero quería saber cómo era realmente la UCA, porque escuchaba la radio YSUCA y las posturas de los titulares que daban me gustaban, eran afines a mi manera de pensar.

Entonces dije: ‘quiero conocer cómo es internamente la universidad’. Eso me llevó a estudiar allí, además de que era una de las mejores que había y que hay todavía.

La UCA es una universidad muy sistematizada, tiene un método muy práctico realmente, pues en la parte administrativa no le tardan a usted un trámite.

Estudiando tuve experiencias positivas y negativas. De las positivas, puedo decir que  una de ellas es que tuve buenos compañeros y buenos profesores. Recuerdo al padre Javier Ibisate, fue un sacerdote que me gustó como daba la clase. Era muy didáctico. Impartía la materia de Economía I. En clase cuando preguntaba decía:

‘ buen hombre y usted ¿qué dice?´. Esto es  algo que tengo grabado de él.

En cuanto a las experiencias negativas,  es que algunos maestros son prepotentes, no todos, hay maestros excelentes.

Recuerdo el primer día que llegué, ya había estudiado en dos universidades y no me consideraba un novato, entonces se paró el profesor delante de la clase y dijo: –veo caras conocidas-, como queriendo decir que habían repetidos.

–’Bueno para los nuevos, les digo que aquí solo el 30% pasa, los demás se quedan, así que tienen que meterse en ese porcentaje’-.

A mí me pareció una experiencia negativa porque un maestro tiene que motivar a sus alumnos y no bajarles la moral de esa manera.

Fui un alumno promedio, no era el mejor, pero tampoco reprobaba constantemente.

Hubo un ciclo en el que dos profesores me reprobaron la materia, uno porque lo había contradicho en clase y el otro profesor porque se accidentó y los instructores no me evaluaron todos los trabajos; además yo dejé una materia. De cuatro materias, solo pasé una.

Me dieron ganas de retirarme, pero seguí.

Otro profesor que recuerdo es el doctor José Enrique Argumedo,  exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, impartía la materia de Derecho Constitucional y era muy bueno.

Hoy más que nunca puedo decir que la UCA, además de ser una universidad, es una institución, trabaja mucho por la realidad del país, eso me gusta mucho.

La UCA es dura, no cualquiera termina, en dos ocasiones quise tirar la toalla, pero gracias a Dios me gradué. Orgullosamente, siete y fracción fue mi nota.

No hay comentarios

Dejar respuesta